Tonalidades de blanco

lunes, 22 de junio de 2015 Publicado por Elena Valdés


Blanco almendra, blanco sal marina, blanco roto, blanco cáscara de huevo,... sé que parezco un catálogo de pinturas pero es que el blanco me parecía la excusa ideal para dar la bienvenida al verano. Y para saludaros de nuevo porque últimamente me cuesta seguir el ritmo de las publicaciones... estoy en una etapa valle pero cogiendo fuerzas para redefinir contenidos del blog. Me encantaría que me ayudarais comentándome qué os gustaría leer por aquí, qué posts echáis de menos y hacia dónde queréis que siga evolucionando. Yo publico a golpe de inspiración... por  ejemplo, la que me han dado estas imágenes, pertenecientes al portfolio de la fotógrafa australiana Alicia Taylor ... blanco sobre blanco y más blanco, en un par de baños de ensueño, y también en un dormitorio cuya cajonera me ha hecho recordar una que tengo aparcada en el garaje, y realmente similar a la de las imágenes. Incluso llegué a ponerle unos tiradores acrílicos de Zara Home,... realmente muy parecida, creo que este verano continuaré con ella.


Y más... bodegones de flores secas, duchas de microcemento y sillas Thonet junto a la bañera, un poco de claridad para decorar en verano.




En fin, lo dicho, me encantaría tener vuestro feedback sobre contenidos, en cualquier entrada o por email... sigamos en contacto :-)

Un inesperado verde, un agradable flechazo

viernes, 12 de junio de 2015 Publicado por Elena Valdés



No puedo dejar de compartir la maravillosa inspiración que supone el portfolio de la estilista Cleo Scheulderman. Trampantojos, damajuanas, un muy apetecible color verde musgo, fotografía en blanco y negro, mármol blanco y pinceladas rosa. ¿Quién da más?








Me imagino en el estudio para una persona, el pequeño ático de una pareja, con vistas sobre los techos de la ciudad. ¿De qué color son los sueños? Quizá verde!

Una terraza de tendencia que puedes construir y decorar tú mismo

domingo, 7 de junio de 2015 Publicado por Elena Valdés


Ahora mismo, en esta época, podría consumir millones de imágenes de terrazas, áticos de impresión, jardines, balcones y cualquier otro espacio de exterior posible, tal es el ansia de disfrutar desayunos al sol y cenas a la luz de las bombillitas verbeneras.

Esta terraza, publicada en la revista holandesa Vtwonen, me ha gustado porque parece uno de esos proyectos que llenan de orgullo y satisfacción a quien lo lleva a cabo. Realizada con materiales reutilizados, o con elementos que puedes encontrar en grandes superficies de bricolaje, está repleta de ideas para aprovechar cada rincón de una terraza que resultaba, por lo demás, un poco insulsa. Así, la cama de exterior hecha con pallets, postes de madera y lona tensada puede ser la joya de cualquier jardín y, sobre todo, no parece complicada de hacer. Para conseguir privacidad, cañizo de bambú finito rodeando toda la terraza, a la cual no le falta detalle: sofá de madera con almacenaje (para los cojines y esas cosas), sillones de mimbre, cestas adosadas a una barra de madera (con espacio incluso para los limones), y una estantería con todo lo necesario para disfrutar una barbacoa.



Y, por supuesto, mucha tendencia: maderas casi sin tratar, muy claras, alambre, cobre, blanco+negro+amarillo,...


Quien tenga a un manitas cerca... que no lo deje escapar! ;-)

Esconder un dormitorio en un armario, y otros secretos de un miniapartamento

jueves, 4 de junio de 2015 Publicado por Elena Valdés



Hacer del office un espacio algo más formal, para que doble su función como comedor, aprovechar al máximo los recursos del escaso espacio (la tele en la pared, el mobiliario de almacenaje en blanco para fundirse con ella y crear la ilusión de espacio más amplio,...) todo, todo se ha puesto en práctica en este pequeño apartamento decorado con pinceladas de amarillo mostaza y morado, una combinación sofisticada gracias a los materiales: cuero en los sillones, y terciopelo con efecto devoré y tafetán en los cojines del sofá. 




La pared frente a este se ha panelado en espejo, una vez más para ilusionar la mirada con el efecto de más superficie y, entre almacenaje y espejos, se ha colocado el dormitorio, un pequeño cubículo cuyo espejo trasero funciona como ventana. La ventilación, eso sí, tiene que ser a través de la puerta, pero no podemos negar que Peter Wilds, el responsable del interiorismo de este miniapartamento, innegablemente ha sacado el máximo partido a los mertos disponibles. 









Si tengo que destacar un rincón, me quedo con el office. Ojalá las hortensias fueran perennes, porque el conjunto me encanta. Y, si tengo que destacar una pieza, esa sería la lámpara de mesa de planchas de latón dorado que sirve como punto de luz de lectura junto al sofá. Fantástica!









Y otro pequeño truco para pequeños espacios. En la entrada, un módulo (similar o igual en Ikea) que no estoy segura si es de salón o de baño. Tengo tres iguales a ese, pero en blanco, en el cuarto de lavado, y me sirven para todos los productos de lavado, pero ocupando poco espacio). Aquí, para las llaves y el correo, es más que suficiente.

¿Qué os ha parecido este miniapartamento? Sofisticación en pocos metros cuadrados, ¿verdad?

Terraza: manual de uso de un sueño

martes, 26 de mayo de 2015 Publicado por Elena Valdés


Una amplia terraza es un sueño. Diría que mejor que un jardin, porque todos los espacios están aprovechados, son productivos y la vegetación está controlada. Si es lo suficientemente grande, como la que ilustra esta entrada, y recorre el apartamento, tendrá su zona de entrada, pavimentada con una gran losa de piedra sobre cantos de grava, un "recibidor" muy minimal y que ya sirve para declarar las intenciones de esta terraza.


Tendrá también una gran mesa, que cuando tienes invitados te permitirá acogerles a todos sin necesidad de tableros adicionales. Y, cuando estés solo/a, te servirá como cuartel de operaciones: para tu café mañanero, para tus cenas à deux, para hacer manualidades con los niños y para sacar el portátil por la noche y escribir un post ;-)


Tendrás tu pequeño espacio chill out. Para ello, ya sabes, puedes improvisar con una estera plástica, un viejo colchón forrado y, eso sí, muchos cojines. Un chill out, como te puedes imaginar, te dejará k.o. a ciertas horas, y seguramente te levantes a las tres de la mañana lleno de picaduras de mosquito (Nota mental: no te olvides de la mosquitera que, por otra parte, añadirá un punto decorativo más a tu idílico espacio exterior).



Una terraza de ensueño tendrá buenas vistas. Y, si no las tiene, las suplirás con una preciosa buganvilla o un jazmín que trepará por la pared de ladrillo visto que te tiene tan cansado/a.



Tendrá, cómo no, una zona de sombra. Si está tan protegida como esta, la orientación será fundamental. Seguro que tiene sus horas de sol al día; si las controlas y te pillan en casa, perfecto.




La vegetación, ordenada en maceteros, que no se diga que la selva te invade. Ya, dependiendo de tus green fingers, vas ampliando o te instalas un pequeño huerto urbano, de un metro cuadrado. Será suficiente para tener tomates de calidad y maravillarte comiéndotelos a mordiscos con un poquito de aceite y sal. En la ventana de la cocina, que por supuesto da a la terraza, aromáticas en maceteros de zinc. Ponles pizarritas si no quieres poner salvia cuando querías poner romero (esto es solo para principiantes, porque no hay nada más satisfactorio en el mundo del cocinillas que distinguir cada planta aromática por su nombre).




¿Una fuente? ¿Una pecera? Bueno, esto ya puede ser más complicado, pero no lo descartes si te relaja mirar una lámina de agua, si te pones unos pececillos rojos y te gusta jugar  a "Buscando a Nemo".


¿Es o no es un sueño? Como diría Clooney, "What else?"


© Ministry of Deco | Diseño por Photonica