La vida es corta, ponte lentejuelas

martes, 26 de agosto de 2014 Publicado por Elena Valdés


Las obsesiones, esas neuras que vienen y se van, que te agitan mentalmente durante un tiempo para después ir disipándose, poco a poco, escurriéndose, como la arena entre los dedos. ¿Por qué esta dosis extra de poesía en el blog? Pues porque las lentejuelas inspiran un ambiente sofisticado, propenso a los devaneos con las palabras. Desde que vi este dormitorio de Chronicles of Frivolity, tan simple en su concepción como potente en resultado, sueño con lentejuelas.


Así que no he podido evitar tomar prestado el manifiesto de The Glitter Guide "Life is short, wear sequins" (disponible también en camiseta, imperdible), para deciros que pongáis lentejuelas en vuestra vida.
En la recientemente estrenada tienda online de HM (que imagino a estas alturas conoceréis... disculpad por no actualizar tanto como quisiera últimamente), tienen unas ofertas de apertura que incluyen estas preciosidades de la imagen inferior por solo 7,99 €. Y si no me los compro es porque vivo en el reino de los cojines. Bueno, quizá sí los compre... ¿quién puede resistirse a ese brillo? Buen humor al instante!
Por cierto, que la llegada de HM online ha sido muy demandada en este blog, puedes consultar este y este post en el que lo pedía a gritos.

¿Te has pasado ya a ver la nueva tienda online de HM? ¿Te van los brilli-brilli en casa?


Mis nuevo espacio exterior y una colaboración con una revista preciosa, Flow

lunes, 18 de agosto de 2014 Publicado por Elena Valdés

 

Hace algunos días os enseñé por Instagram las  sillas de hierro que encontré en un rastro. Son perfectas para la idea mental que tenía del espacio exterior que quería montar en nuestra casa de los fines de semana. Aunque ligeras a la vista, son de hierro, pesan bastante y venían pintadas en un verde brillante que, en un principio, no concebía. Una vez colocadas, y emparejadas con un sobre de mesa que no es otra cosa que un tablero de listones, bastante burdo, me parece que el color armoniza bastante bien con el resto del espacio.


La mesa es el espacio perfecto para desayunar los domingos de verano. Prontito, prontito, puedo enchufarme el portátil y tomarme un café solita, antes de que los demás despierten. Tan callada que una ardilla que circula por el pinar se mueve con descaro por las ramas que están más próximas a mí y parece no advertir mi presencia.


Escenario también perfecto para enseñaros una pequeña colaboración que he hecho con una revista holandesa, Flow, que ha sido un descubrimiento y un placer a partes iguales. Hace varios meses me contactaron para pedirme las imágenes sobre el abecedario de piedras de río que hice para las niñas y que os enseñé en el blog, un juguete simple y con el que les gusta practicar a componer palabras, ahora que están en pleno aprendizaje.



Finalmente, el alfabeto sale en un artículo dedicado a pasatiempos para hacer con niños, con cosas sencillas como piedras o palos. El resto de la revista es una absoluta dulzura e intuyo que un gran reto para el impresor: desplegables de banderines multicolores, recortables, pegatinas, posters o marcos de fotos,... Todo ello con el papel como protagonista y con una maquetación y una edición cuidadísimas.









El sobre con el que venía envuelta la revista no dejaba dudas acerca de lo que contenía en su interior, bonitismo elevado a la máxima potencia. Todavía queda verano para desgranar páginas y páginas de diversión con esta revista, Flow, una revista que se toma su tiempo, como ellos mismos dicen. Desde aquí quiero agradecer a Ellen que haya contado conmigo para esta edición veraniega de Flow, y que haya tenido el detalle de enviármela. Sin saber ni una palabra de holandés, me parece increíble... no me puedo imaginar qué pasaría si lo entendiera ;-)












Perdón por la sobredosis de imágenes... no podía parar de fotografiarla!
Felicidades a todas las Elena... hoy es nuestro santo ;-)


Enseña los huesos: tuberías a la vista

jueves, 14 de agosto de 2014 Publicado por Elena Valdés




Después de ver estas imágenes, no me digas que no te parece siquiera que las tuberías a la vista, en un baño, en una cocina, son una opción a considerar. Metidos como estamos en esta ola de estilo industrial, mostrar las entrañas de la casa tiene un atractivo muy especial. Y si tenemos en cuenta que las reparaciones de fontanería se simplifican notablemente, esta opción todavía resulta más apetecible.




Tuberías a la vista, ¿sí o no?

imágenes: 1.2.3.4.5.

Sólo por el placer de verla... una cocina negra

lunes, 11 de agosto de 2014 Publicado por Elena Valdés


Paredes, techos, mobiliario y electrodomésticos. Todo sucumbe al encanto del negro y, contrapuesto a su intensidad, y quizá por ella, los detalles decorativos, las plantas, el menaje y la lámpara, destacan con una fuerza inusitada. Un efecto dramático sólo apto a los más osados y que, sin duda, transmite una sobredosis de determinación. No me desagrada, para nada, la idea de llevar los conceptos más allá de lo establecido como "normal". Si sociológicamente se lleva lo "normcore", esa valoración de lo ordinario como forma de huir de las modas, en decoración cada vez hay menos de normalidad, menos de lo de siempre. Y eso hay que celebrarlo.






Y celebrarlo desayunando en una cocina negra, que parece salida de un escenario teatral, bajo una lámpara Zettel´z de Ingo Maurer, con mobiliario clásico de la editora Fritz Hansen, puede ser muy buena idea.

Imágenes: Elle Decoration

Decoración blanca y sencilla en un pequeño apartamento de playa

viernes, 8 de agosto de 2014 Publicado por Elena Valdés

 

Pocos ornamentos, detalles bien escogidos y la mínima expresión posible en cuanto a mobiliario, no sea que pronto nos invada el desorden. Creo que es el mantra que se debería respetar siempre a la hora de decorar un apartamento de playa, al menos si se utiliza como segunda residencia y no de forma permanente.



En este pequeño piso junto al mar, situado en la lejana costa de Sydney, se practica aquello del menos es más. En él viven una pareja y pronto lo hará su niña, que está de camino. Y también convive con ellos el pequeño negocio de papelería que tiene montado su propietaria. Almacenaje, algún que otro armario estratégicamente situado y la distribución en zonas abiertas parecen tener la clave de que quepa todo en poco espacio. 








Mucho blanco, un leve toque rústico para aportar naturalidad, linos en azules y grises que dan el punto marinero, puertas mallorquinas también en blanco y algún detalle como la iluminación del comedor, crean esta atmósfera náutica tan internacional que no tiene en cuenta que nos hallamos en las antípodas. 


Mi estancia favorita, como casi no podía ser de otro modo, es este dormitorio. Los apartamentos de playa están hechos para descansar, ¿no? Quizá mi fijación venga de esa colcha marroquí de boda, a la que no puedo dejar de mirar. Si os gusta, hablamos de este tipo de textil, handira, en este post.

imágenes: homelife
© Ministry of Deco | Diseño por Photonica