Combatiendo el síndrome Knut

Pues eso, que la decoración de Navidad hace un par de semanas que se fue y yo no dejaba de sentir el vacío en algunos lugares de la casa, como la chimenea, tan blanca y tan  minimalista. El caso es que tenía que poner algo, y se me ha ocurrido reutilizar estos vasitos de Banak Importa que me regaló mi hermana hace años. Me encantan las cosas simétricas, dan más sensación de orden del que realmente hay, así que dos a cada lado del reloj. He salido al jardin a ver qué encontraba y me he hecho con estas hojas secas de níspero. Están muy brillantes porque ha llovido mucho. He probado también con verde, pero me parece que los marrones son muy adecuados para esta época del año (ya tendremos tiempo de verde).

Para completar el look naranja he buscado en mi caja de velas y tachán, me he encontrado con unas que compré en Casa y que estaban esperando su momento. Me encanta comprar cosas sin saber cuándo las utilizaré, siempre hay un día de lluvia.
Al principio he puesto sólo unos cubitos de resina granates como decoración, pero el invento no se sujetaba, así que le he puesto en la base sal gorda. También he probado ponerle más hierbajos por delante, pero quedaba muy lleno.
Bueno, de momento me convence, aunque no es la coña. ¿Parece muy navideño? Espero que no, pero sí es así, agradezco comentarios (y rápidamente lo quito).



1 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica