Cuentos a la vista y a la altura de un bebé






















Ha costado bastante, y eso que era sólo un nivel, y unos agujeritos en la pared, pero por fin mi lover ha colocado la estantería para la habitación de la baby. Son unos estantes para cuadros que tienen muy poco fondo y que compramos en Ikea hace mil años. Tantos, que ni siquiera se fabricaban en blanco y los tuve que pintar. Han dado tumbos del piso a la casa, y finalmente han encontrado su sitio. La idea era ponerlos detrás de la puerta de la habitación (hay algún post más sobre esto aquí), un espacio poco aprovechable, si no es con algo así. Pretendo que cuando camine pueda colocar sus cuentos, ver sus portadas y elegir. Para cuando sepa leer ya llegará al segundo y tercer estante. Mientras tanto, iremos acumulando cuentos porque de momento tenemos bien poquitos. He adornado la estantería con la letra A que hice para ella (míralo aquí), y con mariposas de cartulina en rosa, fucsia y rojo que me sobraron de su bautizo (pondré fotos, quedó muy divertido).





















El medidor es un regalo de los Reyes Magos, y está a la venta en Ale-hop.

1 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica