Un toque glam

Hay veces que necesito poner un toque de glamour en mi vida, y eso sucede especialmente en días como hoy, que estoy entre pañuelos de papel y frenadoles. Muchas gracias por vuestros comentarios, parece que me voy encontrando mejor, después de una mañana semihorrible. Y digo semi, porque estar toda la mañana en la cama sin hacer nada, tiene su punto, aunque cuando estás enfermo ese punto no lo acabas de ver del todo. 
Os dejo unas imágenes y os cuento por qué me dan la dosis glam que necesito hoy.




































El Palauet, en Barcelona, un edificio modernista que nos da una lección de cómo rehabilitar sin caer en el pastiche, y un ejemplo de por qué el blanco sobre blanco es el rey. Clásicos del siglo XX y un respeto absoluto a lo que la tradición puso ahí antes de llegar nosotros. Estos apartamentos se alquilan para cortas estancias en la capital condal. Absolutamente recomendable, claro. Descubierto gracias a El Observador Solitario.















Y un salón de Frank Roop. Este hombre me encanta. Tengo que aprender de él cómo conseguir calidez en mi salón sin salir de los tonos fríos, que son los que van más conmigo.

2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica