Del problema, una solución

Almacenar, almacenar y almacenar revistas de decoración (o de cualquier otro tema) puede ser una molestia si, como yo, sientes que no te puedes deshacer de ellas, que cometes un sacrilegio si les arrancas una página y que cuando las vuelvas a ver redescubrirás cosas que no habías visto antes (rigurosamente cierto). Darles una utilidad, llamémosle, escultórica, es una virtud. Desde una improvisada mesilla de noche a prueba de insomnio - hay mucho para leer- hasta una interesante composición sobre la mesa de centro. Jugando con las alturas y con las columnas podemos hacer que las revistas nos den mucho juego, incluso sin abrirlas.


































































3.






















5 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica