¿de acampada?

Yo no sé vosotros, pero para mí Semana Santa siempre ha sido sinónimo de acampada. Y confieso que no es que adore acampar, pero hubo una época en la que salíamos todos los amigos y, en fin, esos recuerdos no tienen precio. ¿Lavarse la cabeza con un aspersor de un campo de fútbol? Confieso que lo he hecho (con quince años, creo). Ahora soy más de hotel, o de casa rural este año, pero la acampada libre tenía su encanto. Para recrearlo, nada mejor que unas camas con un caprichoso dosel hecho con ramas, o con metal imitándolas. Y se impone tener una ventana en el techo del dormitorio, para completar el sueño de dormir bajo las estrellas.

















1.Desire to Inspire. 2. Pinterest.

2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica