Mosaico bicolor en la cocina, ¿horror o amor?

No dudo que es sumamente decorativo, que desvía todas las miradas hacia un mismo y gigante punto pero no estoy segura de poder convivir con un revestimiento de cocina tan decorativo como este mosaico azul y blanco. Las reminiscencias portuguesas me encantan (todavía estoy flipando con La Casa de la Música de Oporto, y el uso de los azulejos que hizo en ella Rem Koolhaas, merece una visita!) pero quizá la visión de la cocina para mi gusto tendría una fecha de caducidad muy corta. ¿Qué pensáis, se puede convivir con algo que se ama mucho, aunque sea sumamente exagerado, o el cansancio llega para todos?
















imágenes: Paul Barbera.

Y aquí, la Casa da Musica

















2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica