Un aplique extensible que puedes hacer tú mismo

Hace unos días estuve haciendo una búsqueda por Internet de apliques extensibles para la cocina. Me gustan de estilo industrial, en aluminio o hierro, en forma de acordeón. El presupuesto, como casi siempre, es limitado, así que al final pude quedarme con dos posibles candidatos. El primero está en Maisons du Monde, y me parece perfecto para lo que busco, ese estilo de cocina-taller-laboratorio:






















Tiene un precio de 89 € y, como tengo que multiplicar por dos, seguí buscando, hasta encontrar este:












No es tan grande, el acabado no es tan bonito, pero cuesta menos de la mitad (40,20 € en Luciluz), así que lo guardé en la recámara.
Y, el mismo día, casualidades de la vida, me encuentro con este post publicado en Manhattan Nest en el que, su autor, cuenta cómo se ha fabricado él mismo este par de apliques para su dormitorio:



















¿No están mal, verdad? ¿Adivináis cómo los ha hecho? Pues parece ser lo más sencillo del mundo, y es que ha partido del archiconocido espejo de baño Fräck de Ikea, este que os enseño aquí abajo.


















Únicamente ha tenido que desenroscar el espejo, colocar un portalámparas, cablearlo (con un cable bonito, eso sí, porque va a quedar a la vista), y colocar una bombilla que evita deslumbramientos. Voilà, apliques nuevos. Creo que voy a intentarlo, si alguien se anima antes que yo que nos envíe fotos!


6 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica