La nobleza del Nobis Hotel - ideas de interiorismo para copiar

Desde siempre, el interiorismo de los hoteles ha sido uno de los campos que más me han interesado de este mundillo. En los hoteles se buscan dos propósitos igual de importantes: funcionalidad y estética. Es necesario resolver perfectamente la parte práctica del proyecto porque los hoteles son utilizados a diario por multitud de personas, se trata de un interiorismo de alto tránsito. Pero tampoco se puede menospreciar la estética. Un hotel estéticamente interesante resulta más atractivo y sugerente para los clientes. Qué vamos a decir de la estética llegados a este punto: lo bello nos hace más felices!

Pues bien, en esta ocasión me gustaría presentaros el hotel Nobis de Estocolmo, un proyecto del estudio sueco  Claesson Koivisto Rune. Creo que entre los detalles del interiorismo, marcadamente nórdico y con concesiones a los clásicos del diseño del siglo pasado, hay buenas ideas fácilmente exportables a un interior doméstico.


Cortinajes blancos... ¿qué tal de tul? El tul se engancha con facilidad, pero me encantan las Lill del gigante sueco, de precio imbatible.



Diferentes modelos de lámparas redondas crean un ambiente caprichoso y mágico. En alguna ocasión os he citado ya mi constelación de lámparas de papel de arroz del comedor. En este hotel la idea se sublima.


Todo al gris. Yo, que soy bastante de medias tintas, hace tiempo que me he quedado prendada de este color, lo utilizo para todo. Y más que nada para vestir, pero estoy terminando una cocina en gris, una escalera gris, en fin... os lo iré enseñando.


Espejos! son una maravilla en cualquier zona de la casa. Los espejos multiplican la luz y el glamour, ¿no estáis de acuerdo?


Iluminación indirecta y centros de mesa sorprendentes. Las luces puntuales, indirectas y suaves, potencian las relaciones personales y el buen ambiente. Muerte a los halógenos en el salón!
De esta imagen también me ha encantado el "arreglo" floral sin flores, es decir, el conjunto de cactus en macetas de barro. Ayer aporté mi granito de arena comprando bulbos en maceta... a ver cuánto me duran.


Las lámparas se merecen un post. Creo que son las Cloud de Gehry, una preciosidad de luminarias. Pero también me ha gustado la sencillez casi espartana del textil de mesa; la textura del lino es aquí un verdadero lujo.


Y más contrastes. Mate y brillo en este sencillo y sorprendente cabecero negro. La ropa de cama de los hoteles es envidiable, ¿verdad? Después no resulta tan fácil encontrar algodón así para casa.


Las 201 habitaciones del hotel tienen 115 variaciones en cuanto a diseño, por lo que resulta fácil que sorprenda a quienes tengan la suerte de alojarse más de una vez. Un dormitorio con zona de salón y cama con dosel no es fácil de copiar, pero la combinación de colores sí, y da la sensación de que invita al descanso.



Más imágenes en el artículo de Dezeen




4 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica