Customizando un botijo

Pin It

Poco puede haber más cañí o más útil para combatir los calores veraniegos, que un botijo. Me gustaría reivindicar su función en los interiores, probablemente nos dejamos influir tanto por imágenes anglosajonas o nórdicas que nos cuesta exportar algo de nuestro acervo cultural a las tendencias decorativas y a las galerías de imágenes de inspiración.
En el marco de Xabia Visual Week, evento del que os hablo más en el blog de Singulares Magazine,  el botijo es el elemento representativo para calmar la sed cultural del verano. Mi aportación a ello ha sido un botijo personalizado para el cual he utilizado un trozo de tela de encaje, pintura en spray de color gris y unas cintas de otomán (o grossgrain). 
El proceso os lo documento en fotos:





En primer lugar, coloqué el retal de encaje alrededor del botijo, ayudándome de unos alfileres. Al ser poroso, es fácil enganchar el tul al botijo.


Aplicar el spray es sencillo, en capas finas, dejando pasar unos minutos entre capa y capa. Hay que ir sujetando el encaje para que no haga pliegues.


El resultado final es este. Le añadí también unas cintas de otomán en dos tonos de gris, atadas entre sí, que funcionan como asa del botijo.


Si os gustan los botijos pero pasáis de la personalización, ninguno como el botijo La Siesta, que ya es un clásico del diseño español, lo tengo y solo puedo decir que I´m in love!

imágenes: Ministry of Deco

6 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica