La calidez de una cocina en acero

Pin It

Aunque suene a contrasentido, un material habitualmente caracterizado por su asepsia y su frialdad puede resultar cálido si el trabajo de decoración asociado al proyecto cuenta con elementos y texturas que lo enriquezcan. Las cocinas en acero inoxidable me atraen por su aspecto profesional (aunque esa atracción no está acompañada por una atracción a los fogones), y por el reflejo que proporciona su superficie. Una devoción por lo brilli-brilli que, además, completo con el gusto por introducir otros elementos poco asociados al espacio de la cocina.  


En esta cocina, situada en un apartamento de mediados de los años 40 en el centro de Milán, su propietaria, Nina Yashar, combina acero con arte, iluminación icónica (la Artichoke de Louis Poulsen no deja de ser una buena elección para iluminar la cocina, teniendo en cuenta que se inspira en una alcachofa) y mueble nórdico. Las sillas, una caprichosa variante de la clásica Thonet que no consigo identificar, son el flechazo de este espacio.



2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica