Revisión del tocador

Pin It


Maquillarse sentada, esa era la aspiración de mi amiga Ana cuando hablábamos de dormitorios, y me parecía un ansia de lo más extraña. El tocador, ese pequeño rincón que, a veces cabe y a veces no cabe en un dormitorio, ciertamente está en desuso. Quizá sean las prisas, o que han cambiado las costumbres. Cuando he visto esta imagen inmediatamente me he acordado de las películas clásicas, de ese "ir a empolvarse la nariz", arreglarse y, en definitiva, dedicarse un tiempo a una misma. 

El tocador de la foto no es más que un par de caballetes metálicos de Ikea más un tablero no demasiado ancho, una banqueta con algunas décadas a sus espaldas, un espejo apoyado (que creo que es el Stave de Ikea también) y una fotografía enmarcada (Ribba?). El resultado es un espacio que hace las veces de despacho, de sitio para el portátil, para exponer alguna joya o reliquia (me imagino algún collar colgado de la pared), etc. etc. Y es de esos proyectos que se ponen en marcha en una tarde... o en un día festivo, ¿por qué no? ¿Tenéis algún proyecto a la vista este puente?



6 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica