Deconiños: la trona funcional y decorativa



Cuando llega un bebé te preguntas cómo un ser tan diminuto puede necesitar tantas cosas. Algunas muy necesarias, otras muy prescindibles (pero eso lo sabes después, y la ilusión de montar el nido no te la quita nadie) y otras que, sencillamente, no te planteabas que pudieran formar parte de la casa durante tanto tiempo. Pasan unos años y te das cuenta de que necesitas un trastero entero para almacenar cunas, bañeras y demás. Pero hay piezas que pueden quedarse en casa por tiempo indefinido, como la archiconocida trona Tripp Trapp de Stokke (os enseñé la mía, ya sin reductor de bebés, aquí). Es una silla que evoluciona con el niño hasta convertirse en una silla de adulto, y es fácil de integrar con la decoración gracias a todas sus variables de color y textil.
El comedor que ilustra esta entrada es el de Padmerine, del blog Coconut White. En su casa, toda en blanco, negro y rosa, prácticamente nada desentona. Y tampoco lo hace la trona, que equipa el comedor junto con las sillas Victoria Ghost de Kartell en policarbonato, o la lámpara de la misma firma.

pd: siento no haber podido publicar ayer, Blogger estaba rebelde!

8 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica