Deconiños: antes y después de un silloncito de mimbre

Apoyadito en el contenedor y en perfecto estado, ¿quién lo hubiera dejado ahí? Yo no, sin duda. Y tengo que reconocer que, por una vez, no me desagradaba el aspecto previo del sillón, aunque tenía un brochazo verde en una de las patas traseras. En cualquier caso, por si lo mío con los sprays era más fijación que necesidad, le pregunté a su nueva propietaria si lo dejábamos así tal cual o lo pintábamos. Debe ser que ya se está aficionando a esto de los colores, porque no dudó ni un segundo en decirme que lo pintábamos. Y eligió el color entre sus tres preferidos: rosa (pronunciado grosa), lila o amarillo. Ganó el grosa, como casi siempre.





En esta ocasión he utilizado spray para graffitti, de la marca Montana, y estoy encantada con su poder de cubrición; lo pinté todo en una sola pasada, o sea que tardé más o menos dos minutos. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y si es rápido, mejor que mejor.

Sirva esta foto como homenaje a la cuna... sé que en breve tendré que retirarla, pero me da una pena!!!

En fin... ¿Qué os parece el resultado? ¿Os gusta más el antes, o el después?


imágenes: Ministry of Deco

9 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica