Antes y después: viejas-nuevas sillas para la cocina




Este es el aspecto que tiene hoy mismo el comedor de mi cocina, el office, si queréis (es una palabra que me gusta bien poco). He puesto la mesa perpendicular a la pared, y se ha quedado fuera de la foto la trona de la peque. La verdad es que es una zona que utilizamos muy poco en verano, ya que solemos comer fuera, así que voy a intentar mantenerla en orden por lo menos estos meses.


 


El último elemento añadido a la decoración de la cocina ha sido el reloj de pared, de BoConcept, y las sillas con tapizado mostaza, que compré por cinco euros cada una (os enseño más abajo su estado inicial), y que vienen a acompañar a Heidi-silla, de quien también os hablé en este post . Me gustaron porque tienen el respaldo no demasiado alto, y pueden quedar escondidas casi por debajo de la mesa, de forma que no saturan el espacio.




Por fin tengo el comedor de sillas desparejadas que quería, y creo que quedan bastante unificadas gracias al color negro de todo el mobiliario, incluída la trona Tripp-Trapp que es una pieza clave ya en casa.
Ya me contaréis qué os parece!

3 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica