Decoración navideña: sobriedad y brillo nórdicos





Ains! qué ganas tenía de posts sobre Navidad. Por si no lo sabíais, la decoración navideña me encanta, y ver interiores como estos, en los que la sobriedad y el brillo, aunque parezcan una contradicción, puedan reunirse, aún me gusta más. Quizá un poco en línea con el post de ayer, sobriedad y brillo también en esta habitación infantil...

Esta casa danesa, publicada en Bo Bedre, tiene todos los clásicos de la decoración nórdica: unas grandes entradas de luz, una caja blanca que funciona como contenedor y la retiene, y muchas texturas: madera, alfombras, y contrastes entre los tonos claros de la "caja" y los oscuros del mobiliario y de las piezas decorativas.

Poner la mesa sin mantel, y adornarla con candelabros y portavelas de madera, y con ramas secas y hojas verdes tiene en definitiva un halo muy auténtico. De ahí viene quizá el brillo nórdico, de la pureza de los materiales, de lo genuino de su procedencia, y de su falta de oropeles de otro tipo (que, por otro lado, no son aquí necesarios).



El árbol está decorado con velas (tengo fichadas estas velas, pero versión LED, que creo que pueden quedar genial en mi árbol), y con sencillos adornos de papel de periódico y con los restos del papel que adivino de la cocina (con el mismo papel se han envuelto regalos).




De hecho, si os fijáis, en la cocina el papel pintado es un modelo de Piet Hein Eek (Más información sobre este papel pintado en el post de Singulares Magazine). Rescaté unos taburetes del taller de mis padres del estilo de estos de la cocina, creo que todavía están asombrados, pero ya nos hemos dado cuenta todos de que quedan muy bien :-)









imágenes: Bo Bedre vía Decorators Notebook

Qué os parece, ¿inspiración sencilla estas Navidades?

0 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica