Oda al claroscuro, o la luz de una pared gris oscuro




Que la cocina sea una parte central de la casa, y que se la trate como una estancia digna de la mejor decoración (me encanta el guiño del cuadro del cocinero enmarcado) es ya un indicador que apunta a que no estamos en una casa al uso. Las funciones se mezclan, los espacios se habitan, coinciden y se comunican. Y todos ellos resultan una unidad gracias al imponente gris oscuro de las paredes. Sobre el gris destaca la lámpara colgante del comedor, sobre el gris pierde peso la chimenea de hierro, sobre el gris una ventana es un fogonazo de luz.







Iconos del diseño, textiles étnicos, sombreros juju, detalles muy particulares en los que la mano de la diseñadora, Chelsea Hing se funde, seguro, con la personalidad de los habitantes de esta casa.

 imágenes: Chelsea Hing Interiors

1 comentarios:

Esther dijo...

Buenas! Estamos en una casa que, con ese tono gris de las paredes, indica mucha elegancia por parte de los propietarios. Tiene también algunos detalles de color que alegra un poco más las zonas de la casa, como el cabecero de la cama de color amarillo, el cuadro de Jimmy Hendrix con el marco rojo o el caballo de color azul.

Aunque, a parte de elegante, también hace demasiado oscuros algunos espacios, como la zona del sofá, donde depende mucho de la ventana para que haya luz en esa zona. Es el espacio que me parece que necesita algo de luz junto con el dormitorio, pero me parece más necesario en el salón.

Saludos desde Delsofa.es!

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica