Trabajo para dos... en el salón


Una de las cosas que más me gustan de las semi-vacaciones (con autónomos parece que nunca lo son del todo) son los ratitos que tenemos para compartir aunque sea cada uno delante de sus pantallas. Y si os digo que en nuestra casa, en raras ocasiones en nuestra se ve la tele, es porque tabletas y portátiles la sustituyeron hace mucho tiempo. En ese sentido, me gusta ver espacios de trabajo compartidos y perfectamente integrados en el salón, y no aislados en un despacho que también es cuarto de plancha y mil cosas más. Las interioristas Marie y Pella de Hitta Hem han concebido un rincón de trabajo para dos personas que aboga por el minimalismo (es verdad que ya no tenemos por ahí tantos cables como con los pc), y por la suavidad del estilo nórdico. 


Un zócalo de pintura gris incorpora la mesa, un largo tablero negro, y el primero de los estantes. Estos parecen flotar gracias a los soportes casi invisibles -eso sí, no lo aconsejan para grandes pesos-. Las baldas son el espacio ideal para exponer láminas y pequeños objetos, en una suerte de galería de arte que puede cambiar con nosotros, sin necesidad de agujerear más las paredes.
Dos lámparas, cada una de ellas marcando las dos zonas de pupitre, y dos sillones Thonet, dan el resto de calidez necesaria. 



2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica