Esconder un dormitorio en un armario, y otros secretos de un miniapartamento



Hacer del office un espacio algo más formal, para que doble su función como comedor, aprovechar al máximo los recursos del escaso espacio (la tele en la pared, el mobiliario de almacenaje en blanco para fundirse con ella y crear la ilusión de espacio más amplio,...) todo, todo se ha puesto en práctica en este pequeño apartamento decorado con pinceladas de amarillo mostaza y morado, una combinación sofisticada gracias a los materiales: cuero en los sillones, y terciopelo con efecto devoré y tafetán en los cojines del sofá. 




La pared frente a este se ha panelado en espejo, una vez más para ilusionar la mirada con el efecto de más superficie y, entre almacenaje y espejos, se ha colocado el dormitorio, un pequeño cubículo cuyo espejo trasero funciona como ventana. La ventilación, eso sí, tiene que ser a través de la puerta, pero no podemos negar que Peter Wilds, el responsable del interiorismo de este miniapartamento, innegablemente ha sacado el máximo partido a los mertos disponibles. 









Si tengo que destacar un rincón, me quedo con el office. Ojalá las hortensias fueran perennes, porque el conjunto me encanta. Y, si tengo que destacar una pieza, esa sería la lámpara de mesa de planchas de latón dorado que sirve como punto de luz de lectura junto al sofá. Fantástica!









Y otro pequeño truco para pequeños espacios. En la entrada, un módulo (similar o igual en Ikea) que no estoy segura si es de salón o de baño. Tengo tres iguales a ese, pero en blanco, en el cuarto de lavado, y me sirven para todos los productos de lavado, pero ocupando poco espacio). Aquí, para las llaves y el correo, es más que suficiente.

¿Qué os ha parecido este miniapartamento? Sofisticación en pocos metros cuadrados, ¿verdad?

2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica