Estética compartida en la reforma de una cocina y un baño


Mantener la coherencia entre una estancia y otra, a la hora de reformar una vivienda, es todo un reto, sobre todo si te pasa como a mi, que te gustan tantos estilos diferentes que es difícil decidir ir por un único camino. Cuando cuentas con la mano experta y externa de un interiorista, que visualiza por ti la imagen global que respirará la casa, el riesgo se minimiza. Por eso me ha gustado la reforma de este baño y esta cocina de un apartamento en Praga, Partiendo de la calidez del nogal, el minimalismo geométrico del mosaico blanco hexagonal, y con el toque luxe que aporta un lavabo de sobremesa en latón dorado, o el azulejo de efecto metalizado de la cocina, la unión y la cohesión de las dos estancias, baño y cocina, está asegurada.






Muy divertido el efecto del espejo redondo del baño que se esconde levemente tras la balda. Me quedo también con la iluminación bajo el mueble de lavabo, que acentúa el hecho de que está suspendido, y que el flexo Tolomeo salga del salón y entre en un espacio para el que no estaba pensado. Respetando las distancias mínimas hasta la zona de aguas, no hay motivo por el cual no utilizarlo, como han hecho en este proyecto.





La cocina está hecha para enseñar, para preparar cócteles, para lucir. Pero también para todo lo demás. No por estar abierta al salón y utilizar códigos de otro tipo de mobiliario tiene que ser, necesariamente, poco útil porque lo cierto es que está distribuida de forma que aprovecha al máximo el espacio y estoy segura de que también tiene bastante capacidad de almacenaje. La combinación del brillo del azulejo (me veo allí limpiando mejillones y bebiendo vino blanco y alcanzo microsegundos de felicidad imaginativa) y la madera estriada de los muebles es absolutamente deliciosa.



¿Es el lujo de los materiales la receta de la felicidad? :-)

imágenes: Boysplaynice

2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica