El dormitorio infantil bohemio y folk que querrías para ti


Con un poco (solo un poco de antelación) me he visto obligada a dar la bienvenida a la primavera. ¿Habéis visto alguna vez una profusión de optimismo primaveral de este tipo? Estoy impresionada con el dormitorio que Molly Guy (Aka Stone Fox Bride) ha creado para sus dos hijas -muy pequeñas, de hecho-. Me parece el dormitorio ideal para crecer en un entorno festivo, bohemio, plenamente colorista y para nada infantil. O infantil sí, pero infantiloide no. No me entendáis mal, me encantan los ambientes infantiles, pero también me gusta que un espacio (si no te aburres antes) pueda crecer con los niños, y sea un espacio sugerente. 


¿Qué me decís de la alfombra de oveja que parece una auténtica acuarela? No sé si estoy preparada para probar diys que incluyan degradados, varios colores y alfombras, pero bien vale la pena intentarlo.
Por otro lado, el mix tan atractivo se consigue con imaginación y siguiendo el estilo del resto de la casa. Un puf marroquí rosa, unas cortinas de tela vaquera desflecada, o un móvil hecho con unas ramas y pompones de lana (otra idea diy perfecta para regalar), la convierten en una habitación muy inspiradora.


Hace ya algún tiempo escribí un post sobre la cama Kura de Ikea, porque es una cama para niños con multitud de posibilidades, y que despeja el espacio inferior para convertirlo rápidamente en un rincón de lectura. Seguramente la que aparece en este post, customizada con retales de papel pintado, el sobrante de empapelar la pared, sea de las ideas más fáciles de reproducir en casa; me parece que complementa perfectamente la pared de enfrente, inundada por el mural de papel pintado, verdadero protagonista de la habitación.


Et voilà, como os comentaba, debajo de la cama aparece por arte de magia un espacio extra, adaptado al tamaño de los más pequeños, y que funciona como su pequeña cabaña, su rincón de lectura y de secretos. Aquí continua el furor bohemio y folk: cojines étnicos con cojines de peluche, ositos y una mullida alfombra sobre la que sentarse para leer. Supongo que no os ha pasado desapercibida la alfombra Beni Ouarain del dormitorio, que viene para demostrarnos una vez más que no hay nada que impida colocarlas en una habitación de niños.

Ahora que empieza la primavera, ¿qué tal si nos replanteamos cómo son y cómo deberían ser las cosas?

Imágenes: Domino

0 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica