La casa de Eugenia Silva en Comporta


Una pérgola y un cañizo blanco, la perfecta terraza al sol. No es mal comienzo para otro de los paraísos de Eugenia Silva. La modelo, que ya aterrizó en Formentera y en Extremadura, y que demuestra tener un sexto sentido para el más estiloso dolce far niente posible, lo vuelve a poner en práctica. Con la ayuda de su interiorista de cabecera (todos deberíamos tener uno), Luis Galliussi, esta casa entre arrozales, en el pueblo de Comporta, el paraíso ecochic portugués, se ha convertido en su (creo) tercer lugar favorito del mundo.



 Os voy a contar una anécdota, hace ahora mismo 14 años, en mi primer empleo, trabajé en marketing en el puerto de Dénia, y recuerdo ver a Galliussi, con sus pantalones cortos a rayas, dispuesto a coger el ferry para ir a las pitiusas. El idilio decorativo con los lugares que destilan calma parece atraer a alguien que también profesa una falta de doctrina a la hora de decorar. Ojo, no lo digo en sentido negativo, todo lo contrario, su don para mezclar sin complicaciones resulta en unas casas relajadas, alegres y soberbias, precisamente porque se han concebido sin prejuicios y siguiendo un instinto propio. Al final, también sin querer, se deja traslucir su estilo, no hay otra manera de hacer las cosas, y las referencias, y los imprescindibles, vuelven siempre a estar presente. Los tejidos artesanales, las rayas, los bordados, las jarapas y el color, mezclados con algún elemento singular aquí y allá, son sus mandamientos decorativos. Aaaah, el relax! Enhorabuena, Eugenia :-)


Psst: atención al terrazo del dormitorio, lo estamos viendo en algunos interiores, puede ser la pista de una moda que no tardará en sorprendernos. No hay nada como el paso del tiempo para cambiar las mentes!!



Las imágenes, de Ricardo Labougle, han sido publicadas en ElleDecor

3 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica