Cómo SÍ decorar un apartamento de playa




Seguro que has visto muchos apartamentos de playa que repiten el mismo patrón: muebles de pino basto, un regusto provenzal no del todo bien ligado y un estilo decorativo en tierra de nadie. Si tienes la suerte de enfrentarte a la reforma de un piso (en la playa o no, porque se trata de ideas que pueden funcionar en diferentes localizaciones), quizá te guste repasar las ideas que han puesto en práctica en esta casa situada en algún rincón de la inmensa costa australiana.



En primer lugar, una oda a los espacios abiertos. Aquí, la dicotomía: algunos consideran que un espacio abierto, que deja ver toda la casa con un solo golpe de vista, hace que parezca que hay menos metros. Otros prefieren la amplitud visual pese a todo. ¿El punto intermedio? En pequeños espacios, el espíritu loft triunfa, sobre todo si las vistas son muy interesantes, como aquí,que tienen vistas al mar, y es fantástico poder disfrutar de la luz y del paisaje también, por ejemplo, desde la cocina. Además, los espacios abiertos invitan a compartir, a la conversación, y al placer de cocinar: un must en segundas residencias, donde disponemos de más tiempo libre. En los listados de las inmobiliarias cuesta a veces encontrar casas nuevas con el encanto que tu quieres, pero lo cierto es que no es tan difícil llegar al efecto wow si los huesos son buenos, y una buena distribución, de entrada, ya es un punto a favor (si no, siempre puedes tirar algún tabique).


Por otro lado, deja un lugar para el arte. Teniendo en cuenta que de normal, en un apartamento de playa, necesitamos menos espacio de almacenaje (doble lectura de nuevo, destina siempre un espacio en la entrada, y en los dormitorios, para poner los armarios más grandes que puedas, pero en las zonas comunes, como el salón, es mejor contar con menos "bultos" visuales), hay que considerar el papel del arte. Aquí vas a poder apreciarlo, sobre todo si usas muebles bajos en colores claros, como bancos o mobiliario para la tv, y oh, truco! pueden suplir las vistas en determinados casos. Echa un vistazo a la web del fotógrafo de las playas, Gray Malin, no te dejará indiferente.


Otro ejemplo de "buenos huesos" estaría en la cocina de esta casa, en las imágenes inferiores. Sobre una base de una cocina blanca, añada cerámica esmaltada en un azul agua. El ambiente acuático está servido. ¿Más? Un trío de lámparas de George Nelson siempre ayuda, claro. El resto de detalles son eso, detalles, pero no podemos negar que nos encantan, así que un SÍ rotundo a los tiradores de cuero en la cocina.




Aunque no sobre el espacio, aquí no han dejado de aprovecharlo, y un pequeño espacio de pasillo se ha convertido en un mueble más. En el dormitorio, se replica el esquema, y se ha conseguido incluir un despacho con una balda volada ancha lo que, además, contribuye a no cargar la visual.






Y, en el baño, dos en uno, bañera y ducha. La sensación de caminar descalzo, que los interioristas querían crear, se ha materializado en diferentes texturas: madera, pavimento geométrico de medios hexágonos en blanco y negro... y poco más. 

¿Qué te parece este piso de playa? 

Imágenes

1 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica