Mimbre, caña y esparto: mil usos en una misma casa


Auténtico, accesible, básico, fresco, genuino, sencillo y tradicional. El diccionario del mimbre tiene mil y un adjetivos, todos aplicables a un material que, además, es económico y en plena tendencia; si alguna vez se hizo mayor, sin dudarlo ahora podríamos decir que está viviendo una segunda y muy bien llevada juventud, a juzgar por todos los ambientes en los que nos encontramos con él. El mimbre, la caña, el esparto y su textura ruda y rústica lucen perfectamente en interiores sencillos, sin pretensiones (pero ojo, no por ello sin éxito decorativo).






En este apartamento en alquiler en Palma (propiedad de los dueños de la firma de decoración nórdica Tine K Home), el mimbre es protagonista absoluto, y toma forma en todo tipo de muebles auxiliares y en complementos de decoración. Toma nota, porque en estas imágenes vas a ver materiales naturales en mesas de centro, taburetes, pantallas de lámpara, cestas, mesitas, bandejas, cestos, alfombras e incluso en un moodboard para el recibidor. 





Si te gustan las pantallas de mimbre, no te compliques; con un portalámparas y una cesta puedes conseguir la lámpara ideal para tu espacio. Quedan perfectas en cualquier interior de estilo mediterráneo o rústico, en un apartamento de playa o en una cabaña de montaña, al final lo sencillo es lo que triunfa :-)


Este estilo, poco complicado y casi espartano, pero siempre con un twist de alegría mediterránea, es el que habrás visto en los restaurantes Saona en Valencia. Lo cierto es que es un interiorismo cuidado pero sin nada del otro mundo, con toques de color. Todo mezclado resulta en unos ambientes agradables para estar y para comer, exactamente igual que en este apartamento de Palma.







0 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica