Un apartamento nórdico con tres comedores + shopping para conseguir el estilo


Sin conocer los metros cuadrados exactos de este apartamento danés, lo que sí podemos deducir es que sus propietarios dan mucha importancia a comer en familia, o a trabajar en casa, en alguno de los tres comedores con los que cuentan: el primero de ellos, el office de la cocina, está equipado con una librería Billy de Ikea, un clásico al que han pintado las puertas de negro para conseguir un efecto de contraste muy enriquecedor. En este comedor de la cocina, una mesa de tablones anchos y unas Tólix old marcan el estilo vintage que campea por toda la casa.


Con la reforma del apartamento, los muebles originales de cocina no se vieron afectados, pero sí que cambiaron bastante con pintura, con una pátina blanqueadora que los dejó con un aire más actual.


En el salón-comedor, un nuevo espacio para sentarse y reunirse alrededor de la mesa. Aquí el contraste de estilos es muy evidente y funciona: las líneas sixties de las sillas parecen crear un gran diálogo con las patas torneadas de la mesa de herencia. El salón cuenta con un sofá de cuero escandalosamente bonito que la propietaria encontró en una subasta (siempre queda bien con una alfombra Beni Ouarain), y con una lámpara Sputnik de regusto sesentero, para enlazar con las sillas del comedor. 



El dormitorio, como no podía ser de otra forma, es el reducto de la calma: mullido edredón, confortable cabecero, ropa de cama de lino (la arruga, aquí, es bella), y un guiño de humor con el luminoso que te da los buenos días.



En la segunda zona de estar, la pared del fondo se ha pintado en gris oscuro, consiguiendo que destaque sobre ella el sofá con chaise longue en gris claro. Para compensar el volumen, un sillón en rosa con cojín gris crea una simetría imperfecta con el cojín opuesto del sofá.


Y, por fin, el exterior: una zona más que agradable para usar gran parte del año gracias a su cerramiento. El techo transparente permite el paso de la luz y hace que se pueda comer fuera sin preocuparse por el frío. El verano danés imagino que no da muchísimas opciones más. En esta terraza se diferencian tres rincones: un comedor de exterior, una zona de sofá-banco y una zona para tomar el sol con butacas. ¿Qué os parece? ¿Nos lo quedamos?



Me gusta la perfecta compensación de toques femeninos y toques masculinos, lo fácil que debe resultar vivir y lo relajantes que son cada una de sus estancias. Imprimir un toque vivido, confortable y chic a los espacios es una de las premisas de la decoración en esta casa, más allá de tendencias porque, sin ir más lejos, fusiona todos los estilos. Si te gusta, no te pierdas la selección de shopping nórdico-chic con toques retro e industrial (ahí es nada) que tienes justo bajo estas líneas:





Imágenes: Femina

0 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica