Muebles perfectos, espacios abiertos y mucho almacenaje. What else?


Un lugar para todo y todo en un lugar. Esto es lo que parecen decir las imágenes de este apartamento ático que ilustra el post de hoy. Porque, si algo se echa en falta en los interiores a los que estamos acostumbrados en la  blogosfera, es a la falta de espacio para ordenar, clasificar y almacenar todas nuestras pertenencias. Armarios en la entrada, en zonas de paso, librerías bajas en el salón, estanterías abiertas y muebles cerrados en la cocina y, así, hasta sumar unas cuantas soluciones de almacenaje diferentes. 



Las librerías bajas flanquean el sofá y los sillones. Con la deliciosa mezcla de sillones de Poul Kjaerholm y muebles italianos la atmósfera es de relax, lejos de ser una estancia abigarrada en la que los muebles ocupan toda una pared y, a mi parecer, saturan visualmente el espacio. Los lucernarios que inundan de luz la casa, tanto en el salón como en la zona de la cocina, son la solución ideal siempre que no cuentes con vecinos arriba, claro está. Para casas de planta estrecha y alargada, en las que la luz consigue a duras penas llegar hasta la zona central, la instalación de un lucernario se convierte en algo más que una ventana en el techo, es directamente lo que otorga habitabilidad a un espacio. Y si, de paso, añades cuadros con escenas de mar o de paisajes infinitos, la sensación de profundidad y bienestar se multiplica.


Desde la primera imagen hasta la última, vemos que a la hora de decorar esta casa no se ha escatimado en almacenaje. Para mí, la mejor decisión, junto con la de abrir la distribución a un espacio compartido entre cocina, comedor y zona de trabajo. Familia que trabaja unida, permanece unida!



El despacho, que forma  parte de la distribución abierta de cocina y comedor, tiene un aire entre industrial y chic que me encanta. Y me parece increíble cómo combina el color caramelo de la piel de la silla de escritorio con la laca brillante del flexo o el suave óxido de las patas de la mesa de trabajo.



Nos dejamos para el final una de las perlas de la casa: el dormitorio. Solo una colcha de lino, un espejo que magnifica tu mejor vestido y un par de lámparas de lectura. Todo ello, combinado siempre en tonos neutros que favorecen el descanso y con un gran armario (de nuevo, sin escatimar en soluciones de almacenaje).


2 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica