Novedades en casa: el comedor Ypperlig

Seguro que ya conocéis la última colaboración de Ikea con los diseñadores de Hay; de hecho, os hablé de las piezas que iban a componer la colección en este post - Hay para Ikea, allá por el mes de julio. Pues bien, Ypperlig, que es el nombre que recibe, ya es una realidad en la casa que disfrutamos muchísimos fines de semana. Es una casa no demasiado grande pero sobre todo caracterizada por estar pensada para disfrutar, muy abierta y con espacios que se suceden entre el recibidor, la zona de trabajo, el comedor, la cocina y el salón. Hace muy poco renovamos la zona de comedor  con la mesa de comedor Ypperlig y estamos emocionados con el resultado.


La mesa es para seis personas, pero en realidad es lo suficientemente grande como para ocho un poquito más justitas. Ocho son las sillas que ya teníamos, en un color menta que se repite también en otras piezas de la colección Ypperlig. Las compramos en una tienda de segunda mano y me gusta cómo quedan con el aire de despreocupación general de toda la casa. Pasamos muy buenos ratos en ella, pero no son la mayoría, así que la casa está compuesta un poco sobre la marcha. La mesa, como os decía, tiene dos metros de largo por lo que se adapta perfectamente a una zona de paso como esta; el tablero está formado por tres tablones con una mínima separación entre sí, con lo que también nos sirve perfectamente si queremos enchufar el portátil en un momento y esconder los cables entre las tablas.



El estilo de la casa, pero sobre todo de esta zona del comedor, es decididamente nórdico. El suelo es una tarima blanca, también de Ikea (tarima Tundra) que nos ayuda mucho a reflejar la luz de las calles, al fondo y a ambos lados de la casa, que son hoy por hoy la única fuente de luz natural que tiene. La zona de cocina, junto a este ambiente, ya tiene suelo de cerámica, pero el resto de la casa cuenta con la tarima que os comentaba. Hasta el momento, la experiencia con el suelo blanco es buena :-)

Por otro lado, como veis, la paleta de color, es limitada: el tono abedul de la madera, el blanco de las paredes y sobre ella la textura en relieve de las golondrinas (simplemente las adoro: las compré en Simple - Valencia), y el verde seco de las sillas, las ramas de eucalipto y la damajuana de vidrio. Sin pensarlo mucho, el verde se ha ido convirtiendo en el color de la casa.


Os dejo con un aperitivo de domingo con otros complementos de la colección Ypperlig: una bandeja y dos recipientes metálicos con tapa. Ahora son nuestro servilletero y nuestra "pistachera" oficial.
¿Qué os parece? ¿Os gusta el aire nórdico de Ypperlig?





0 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica