El diseño ideal en un apartamento de 32 m2


Cuando hablamos de vivir en 32 metros cuadrados, automáticamente nos viene a la mente la idea de que tiene que haber sido necesario renunciar a muchas cosas, a mucha habitabilidad, por falta de espacio. Después de ver las imagenes de este pequeño apartamento cuyos diseñadores (Bicker Design, de Melbourne) han bautizado como Canning Cottage, seguro nos quitamos de encima esa idea preconcebida de que no se puede vivir bien en pocos metros.





El apartamento, que ha ganado un reputado premio de interiorismo (Interior Design Awards de Australia en 2018), muestra una compartimentación completamente estudiada, que lo divide en entrada, con cocina y comedor, salón con chimenea y, tras el tabique divisorio, sitúa el dormitorio con vestidor y baño.

Esta distribución tan eficiente juega con varios trucos, pero me quedo con los dos principales. En un espacio pequeño, es mejor no mostrar todo lo que la casa tiene que ofrecer en un único golpe de vista. Puede parecer a priori que poner paredes cuando hay escasez de metros no es una buena idea, pero sí lo es si tenemos en cuenta que creamos diferentes zonas, vamos descubriéndolas poco a poco y, lo que es igualmente importante, asignamos una función a cada lugar y resolviendo las necesidades de la vivienda.
En cada uno de los espacios o zonas se ha tenido en cuenta, por ejemplo, el almacenaje necesario, como en la cocina, con un mueble doble alto, o en el vestidor, que cuenta con un mueble con más de una función, que sirve a la vez como banco, estante y que tiene cajones en la parte inferior.






Lógicamente, el mobiliario debe ajustarse a las posibilidades del espacio (que ya vemos que son muchas), eliminar todo lo superfluo y ser bastante imaginativo. A la hora de abordar la decoración de salas, si queremos sacar el máximo partido de cada espacio, es importante que tengamos muy claro el uso que queremos darle y que empecemos pensando en grande, buscando un esquema sencillo y, como en este proyecto, teniendo en cuenta lo necesario, pero no todo lo demás.




El segundo truco que han puesto en práctica en el interiorismo de este pequeño apartamento ha sido el de unificar la paleta de color, que va del blanco roto al melocotón, y unificar también los materiales. Así, sin estridencias y con una gama muy homogénea y suave se consigue que toda la casa respire lo mismo y seamos capaces de pasar de un ambiente a otro sin rupturas. En un proyecto de interiorismo, los materiales son la base, cómo juguemos con ellos determinará uno u otro resultado. En este mini apartamento, como ves, hay pocos materiales pero bien elegidos, y además se repiten. El mismo azulejo del frente de la cocina lo encontraremos en el baño, por ejemplo. Un detalle más: en espacios reducidos, funcionan bien los revestimientos de pequeño formato, como el mosaico que estamos viendo. En el caso del suelo, igualmente se han elegido piezas pequeñas.

Por supuesto, vivir en espacios pequeños es un ejercicio constante de habilidad, para almacenar y sobre todo para no acumular. En viviendas ocasionales o segundas residencias no hay duda de que este esquema funciona. Puedes tenerlo todo en un minipiso!



1 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica