El estilo atemporal y neutro en un pisazo que desearás tener

¿Qué es masculino y qué es femenino en decoración? Me alegra ver casas que se cargan de golpe esos conceptos obsoletos y que sacan a la luz los mejores matices que cada uno de esos polos aparentemente opuestos pudieran tener.



En este apartamento, grande, precioso y luminoso frente al Retiro madrileño, las tapicerías oscuras, los muebles oscuros y los sillones angulosos conviven con el latón (un toque tendencia bastante importante, si tenemos en cuenta que son propiedades destinadas a la venta), los terciopelos y el regusto de décadas pasadas, muy pasadas, y por ello muy vigentes ahora mismo.





Molduras clásicas, zócalos a media altura, moquetas exquisitas y mármol here and there son algunos de los ingredientes que hacen que, por un lado, el apartamento reviva la gloria de la zona donde está ubicado y, por otro, consigan ser una base perfecta para lo que podríamos llamar interiorismo atemporal (salvo, claro está, los detalles de moda que conforman accesorios e iluminación, tan midcentury, tan deseable).



No en vano, las propiedades que pone a la venta Nordic Standard no han dejado ningún cabo suelto: maximizan el espacio, focalizan los interiores en función de la luz y la orientación y hacen que sus potenciales clientes estén deseando una mudanza inmediata.

Las sillas de terciopelo de Gubi (que probablemente acaben muriendo de éxito), los suelos, la cocina en tonos neutros, en un gris verdoso súperapetecible, con molduras en las puertas pero con una isla regia en mármol... ¿qué no amar aquí?





Son interiores que además se tienen que adecuar al gusto generalizado; estridencias cero, riesgos controlados y espacios que podrían ser una imagen de Pinterest. Los futuros propietarios ya añadirán su sello, con tapicerías más arriesgadas, arte transgresor y poco más, porque el contenedor es tan potente por sí mismo, está tan cohesionado y funciona tan bien que muy probablemente encontrará la horma de su zapato, quien no necesitará tocar gran cosa.





Me gustan mucho, mucho, las inmobiliarias y constructoras que confían en el interiorismo a la hora de presentar sus propiedades; que saben canalizar, a través de profesionales, lo que el mercado demanda y que saben distinguirse y alcanzar su público en un mar de pisos con cabeceros de pino y pavimentos noventeros que querían imitar a una piedra natural pero no sabían a cuál.



Imágenes: Nordic Standard

0 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica